jueves, 25 de abril de 2019

¡A LA MEDIDA!


Texto Bíblico: Efesios 4:13

Hoy en día la moda ha dado diversos giros ya que hay modelos de ropa para todos los gustos. Así tenemos: vestimentas muy largas, cortas, anchas donde la silueta no se ve, o tan estrechas que no deja nada a la imaginación.

Es por esto que, cuando vamos a un almacén a comprar una prenda de vestir, procuramos probárnosla para estar seguros que nos queda a la medida y al gusto personal. Pero, a cuántos de nosotros nos ha pasado que al ponernos una prenda esta no nos queda aun cuando la etiqueta dice que es la medida correcta…

Saben amigos, este tema de la moda y la búsqueda de la vestimenta que nos quede ¨a la medida¨, me recuerda a la vida cristiana ya que sin la medida exacta y perfecta la vestimenta de ¨cristianos¨ nos hace ver muy mal ante los demás.

Así, tenemos ¨cristianos¨ que en realidad viven el cristianismo a su manera, por esto su vestimenta lleva la etiqueta de: hipócritas, liberales, legalistas, llenos de falsa piedad, egoístas, que viven según sus propios conceptos e interpretaciones erróneas de la Biblia.

Hoy en día es muy común ver este tipo de vestimentas cuyo modelo se aleja tremendamente de lo que Jesucristo predicaba mientras estuvo en este mundo.

Cristo en su Palabra nos habla que debemos ser ¨la sal de la tierra¨ (Mateo 5:13), y con esto se refiere a que nuestro andar y hablar deben ser espirituales para que el mensaje del evangelio no se estropee con nuestra mala sazón. Es por esta razón que hay mal llamados cristianos a los que la vestimenta de hijos de Dios les queda muy grande.

Por el contrario, cuando vivimos el verdadero cristianismo, tal y como Cristo lo vivió en este mundo, entonces, esta vestimenta se ve perfecta en nuestro ser y todos los demás pueden ver la armonía entre lo que decimos y hacemos. Todo nos queda perfecto, es más, no necesitamos hablar ya que nuestro vivir delata quiénes somos.

Y esta medida justa nos da la llenura del Espíritu Santo, por esto los demás pueden ver en nuestras vidas que hay frutos espirituales (Gálatas 5:22) que glorifican y honran a Dios.

Amigos, dejemos que Dios actúe en nuestras vidas y que limpie por medio de la sangre preciosa de su Hijo Jesucristo aquello que nos hace ver mal ante los demás.

Ya no viva el evangelio de Cristo ¨a su manera¨. El evangelio a nuestra manera nunca estará en perfecta armonía con Dios, ya que sólo Él sabe lo que es mejor para cada uno de sus hijos.

Recuerde: Cristo es el único que por medio de su Espíritu bendito nos puede proporcionar la vestimenta perfecta, la que nos queda y quedará siempre ¡a la medida!


¨hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe
 y del conocimiento del Hijo de Dios, 
a un varón perfecto, 
a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo¨
(Efesios 4:13)


¡Dios lo bendiga!






No hay comentarios:

Publicar un comentario

CON OJOS ESPIRITUALES

Texto Bíblico: 1 Samuel: 1 Es muy común en nuestra sociedad que unos a otros saquemos conclusiones de personas y situaciones cuando es...