miércoles, 6 de marzo de 2019

EL GOZO DEL SEÑOR


Texto Bíblico: 1 Tesalonicenses 5:16


Hace un tiempo atrás conversé con un hermano en la fe y, entre otras cosas, me dijo que no se sentía limpio delante de Dios debido a su pasado, y por esto,  no sentía libertad espiritual a la hora de alabar a Dios…

Su situación me recordó al salmista David cuando pecó contra Dios. El rey David en el Salmo 32:4 nos describe cómo era su estado anímico. Aquí relata que su salud física y emocional se quebrantó, pero, cuando confesó su pecado a Dios, Él obró liberación en su alma y el gozo del Señor entró en su corazón convirtiéndose en su fortaleza. No en vano es autor de algunos bellos Salmos de alabanza a Dios donde la esencia de los mismos es el gozo que viene de lo alto.

Amigo lector, Dios desea que su gozo esté cada día en su corazón por esto, es necesario que hoy le confiese sus pecados, pero de manera puntual, mencionando el nombre que corresponde a cada pecado. No le diga al Señor: “Dios, tú sabes cuáles son mis pecados…”. Dígale a Dios; “Padre, he pecado contra ti porque he hecho esto, y aquello.” Es allí donde Dios limpiará su corazón de todos sus pecados cometidos. Y, estoy segura que una vez confesados sus pecados, podrá sentir el gozo del Señor llenando todo su ser de manera que, con el gozo de Él siendo su fortaleza, usted podrá:

1)      Cantar con libertad a Dios con la seguridad que su alabanza subirá como olor fragante ante su santa presencia. (2 Co. 2:15a)
2)      Podrá orar, ya que la Palabra de Dios dice que “la oración del justo puede mucho”, y eso sólo puede darse cuando hay perdón de pecados. La barrera que lo separaba con Dios se derribará y sus oraciones serán escuchadas y respondidas. (Stg. 5:16b)
3)      Podrá testificar, pues, si ha sido perdonado y salvado por Cristo entonces, tendrá autoridad espiritual para hablar a otros y contarles cuán grandes cosas Dios ha hecho en su vida.(Mr. 5:19)

Como podemos ver, arrepentirnos, confesar y apartarnos de nuestros pecados  trae bendiciones espirituales inmensas para nuestras vidas. El apóstol Pablo conocía perfectamente esta realidad, por esto animaba a los hermanos y les decía: “Estad siempre gozosos” (1Ts. 5:16).

Finalmente, quisiera compartirles un coro muy antiguo cuya letra, es mi deseo, se convierta en una realidad para usted así como lo ha sido para mí y para muchos hermanos en la fe cuyas vidas han sido transformadas por el potente mensaje del evangelio que nos dejó Jesucristo en su paso por este mundo.

El gozo del Señor
El gozo del Señor mi fortaleza es,
Y su gozo sin medida Él me da.
Si tienes ese gozo, puedes tú cantar,
Si tienes ese gozo, puedes tú orar,
Si tienes ese gozo, puedes tú testificar
Y su gozo sin medida Él me da.


¡Dios lo bendiga!


CON OJOS ESPIRITUALES

Texto Bíblico: 1 Samuel: 1 Es muy común en nuestra sociedad que unos a otros saquemos conclusiones de personas y situaciones cuando es...