lunes, 3 de septiembre de 2018

CURRICULUM VITAE


Texto Bíblico: Romanos 15

Vivimos una época en la que debemos elaborar nuestro currículum vitae ya sea para encontrar una plaza de trabajo o, porque en nuestros lugares de trabajo nos solicitan una actualización del mismo.

En la web ofrecen una diversidad de formatos para así dar una mejor imagen en el puesto que deseamos aplicar, incluso, en las empresas o centros educativos saben ofrecer sus propios formatos, listos para ser llenados con nuestra experiencia académica.

Pero, allí no queda todo, ya que una vez encontrado el formato ideal, debemos armarnos de paciencia y hacer uso de nuestra buena memoria para no dejar en el olvido ningún aspecto académico o experiencial que nos permita ganar puntos ante los futuros jefes. Una vez enviada la carpeta al lugar donde apliquemos, un grupo de expertos revisará muchísimos perfiles y, sólo ingresarán aquellos que signifiquen un aporte valioso para la empresa, centro educativo, etc.

Recordando esta experiencia personal de enviar curriculum vitae para aplicar a un puesto laboral, me di cuenta que ningún formato de los que he llenado incluye un apartado para las cualidades personales del aplicante. ¿Acaso no son importantes?, ¿son irrelevantes?, ¿no entran en la experiencia de vida y academia del trabajador?

Así, llegando a Romanos capítulo 15, observo cómo el apóstol Pablo menciona algunas cualidades de Dios, elaborando un curriculum vitae de Él muy interesante. De esta manera, Pablo habla de un Dios de: paciencia, consolación, esperanza y paz. Este es un currículum que puede parecer muy breve, poco atractivo pero, es extremadamente importante para la vida del cristiano.

Sólo pensemos cuántas veces en nuestro trabajo hemos necesitado de la paciencia para relacionarnos con los demás; cuántas veces hemos consolado y llenado de esperanza en nuestro entorno laboral; cuántas veces hemos sido agentes de paz en medio de conflictos laborales.

Si bien es cierto, que en los formatos de currículum vitae no hay un espacio para estos aspectos espirituales; pero, si como hijos de Dios queremos ser realmente útiles en nuestros puestos de trabajo, debemos clamar a Él para que cada día esas cualidades divinas llenen nuestras mentes y corazones.
Así, nuestro currículum podrá llevar de manera implícita lo siguiente:
1.      La paciencia, para relacionarnos bien con los colegas, así como Dios tiene paciencia con nosotros.
2.      La consolación, para consolar a otros de la manera que Cristo nos consuela en nuestras tribulaciones.
3.      La esperanza, para fortalecer y dar ánimo en Cristo y no desmayar en las actividades que se nos asignan.
4.      La paz, para aplicarlas en medio de los conflictos laborales, tan comunes hoy en día.

Finalmente, procuremos que estas cualidades divinas sean las que primen en nuestras vidas, ya que las mismas son las que darán valor y sustento a nuestra experiencia laboral y preparación académica.

Toda la Escritura es inspirada por Dios, 
y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, 
para instruir en justicia,  a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, 
enteramente preparado para toda buena obra.”
(2 Timoteo 3:16-17)

¡Dios lo bendiga!




CURRICULUM VITAE

Texto Bíblico: Romanos 15 Vivimos una época en la que debemos elaborar nuestro currículum vitae ya sea para encontrar una plaza de tra...