domingo, 19 de abril de 2015

FE PARA JÓVENES…

Texto Bíblico: Juan 3:16

Hace algunos años atrás conocí a un anciano al que le quedaba poco tiempo de vida, pues, el cáncer ya había tomado partes importantes de su cuerpo, y de vez en cuando coincidíamos y saludábamos de manera fugaz.

Una tarde, este anciano me detuvo y se puso a conversar conmigo, y dentro de nuestra conversación salió a la luz que yo profeso la fe evangélica, y de pronto, ante mi confesión de fe, noté que esta persona se puso pensativa, miró al vació, y con rostro nostálgico me dijo que le recordé que cuando él era un niño una pariente lo llevaba a la iglesia evangélica y, que de vez en cuando, hasta este tiempo, él recordaba cantos y versículos que aprendió en su niñez…

Semejante confesión me llamó la atención porque siempre se auto proclamó ateo, y decía que la vida la iba a disfrutar hasta el final viviendo como él quisiera. Pero, su confesión no terminaría allí, inmediatamente me miró a los ojos y me dijo: “¡cómo me gustaría tener tu fe!”. Ante esta frase, yo le sonreí y le dije que podía si decidía entregar su vida a Cristo.

Un silencio llenó el momento, y este señor muy pensativo, volvió a mirar al vacío, y acto seguido me dijo lo siguiente: “ya es tarde, porque he cometido cosas tan feas que no creo que Dios me perdone. Además, la fe es para los jóvenes como tú, no para los viejos como yo. Yo no cultivé la fe desde joven, así que, moriré tal como estoy, pues, mi tiempo de creer terminó! Y acto seguido me dijo: “muchacha, retírate nomás, no pierdas tu tiempo tratando de convencerme, anda a tu trabajo, que ya no quiero hablar más del tema”. Esa fue la última vez que lo vi, porque a los pocos meses supe que había fallecido…

Saben, amigos, nunca es tarde para creer en el Dios vivo y verdadero. La fe en Cristo Jesús es para todas las edades. Cristo vino al mundo y murió por TODA la humanidad, sin distinción de raza, sexo, edad, clase social. Así lo dice Juan 3:16.

No se deje engañar, tanto Dios como el diablo son una realidad, y la misión del diablo o Satanás es inocular en su mente ideas que invaliden el sacrificio que Cristo hizo por usted y por mí para salvarnos.

Cuando Dios toque la puerta de su corazón, como lo estuvo haciendo con el hombre de esta historia, no lo rechace. Sus pecados más grandes y más horribles no lograrán opacar ni apagar el inmenso amor que Dios tiene para usted. La sangre de su Hijo Jesucristo tiene poder para libertarlo de cualquier pecado, no importa la magnitud del mismo.

Amigo lector, hasta el día de hoy recuerdo con total claridad la conversación que tuve con esta persona, pero siempre me quedará la inquietud de que si antes de morir habrá recapacitado y aceptado a Cristo; o, murió orgullosamente ateo, y convencido que la fe es para los jóvenes y ya él no tenía oportunidad del perdón de Dios.

Finalmente, si has llegado hasta este punto de esta historia, deseo hacerte una especial invitación, ¡no la rechaces!, pues, quiero que sepas que hoy puede ser para ti, el primero de muchos días llenos de perdón, liberación, paz y la convicción que Dios te ama mucho y quiere que seas su hijo desde ahora y para siempre.

Ven amigo a Jesús, pues él murió por ti;
Recibirás la luz que quiere darte a ti.
Mi buen Jesús murió para darte perdón;
Abre tu corazón y dulce paz tendrás.

Las manos del Señor se abren hoy para ti;
Ven y confía en él, y serás muy feliz.
Tus cuitas pon en Dios, pues Él las llevará;
Quitará tu pesar por su consolación.

CORO: Día fatal vendrá cuando no habrá lugar;
La puerta se abre hoy, y tú podrás entrar.
Más gracia ya no habrá, pues despreciaste hoy;
Acepta, pecador, la salvación de Dios.

(Ven amigo a Jesús-Himno)

¡Dios lo bendiga!


6 comentarios:

  1. Excelente, edificante, muchas bendiciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegra que haya sido de bendición para su vida como lo ha sido para la mía.
      Bendiciones!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Muchas gracias Jorge Montiel por detenerse a leer esta publicación. Dios lo bendiga!

      Eliminar
    2. Muchas gracias Jorge Montiel por detenerse a leer esta publicación. Dios lo bendiga!

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar