martes, 9 de septiembre de 2014

“¡SIEMPRE ADELANTE!”

Texto Bíblico: Ezequiel 1:12

“Y cada uno caminaba derecho hacia adelante; hacia donde el espíritu les movía que anduvieren, andaban; y cuando andaban, no se volvían.”(Ezequiel 1:12).

Estaba leyendo el libro del profeta Ezequiel, y en varios versículos, el profeta describe cómo él veía a los querubines, esos seres celestiales creados para estar muy cerca de nuestro Dios. Y lo que a mí me impactó, no fue tanto su descripción física (ya que mi limitado entendimiento aún no logra asimilar tanta belleza), sino la actitud espiritual de estos seres, es decir, su actuar frente a la Divinidad de nuestro Creador.

Como podemos leer en el capítulo 1:12 del libro de Ezequiel, hay un punto interesante de los querubines, y es que ellos ¡andaban derechos hacia adelante y, no se volvían!

Así, estos versículos me dejaron pensando en la actitud que todo cristiano debe tener en este mundo con respecto a su propia vida, sus propias convicciones, como creyente en Cristo. Y es que, de los querubines podemos aprender a seguir siempre adelante, sin volver atrás. Y yo meditaba quién es el motor de ellos para tener este sentir, esa única dirección en su andar, y observé en estos versículos, que su motor, su dirección es Dios. En el capítulo 1 de este libro narra que ellos van junto con la gloria de Dios, como si le hicieran calle de honor. ¡Qué privilegio tan grande!

Imaginémonos por un instante a estos seres hermosos, sin su Creador, sin una razón para moverse. Yo pensaba que su andar, entonces, sería desordenado, sin rumbo fijo. Pero cuando es Dios el motor, el foco de la atención de ellos; entonces, su pensar, su anhelo, su camino a seguir, adquiere una sola dirección: ¡hacia adelante!

Amigo lector, se siente usted:
¿Cansado y sin fuerzas?
¿Tiene una enfermedad incurable?
¿Se siente frustrado?
¿Ha perdido su trabajo?
¿Ha perdido un ser querido?
¿Tiene oposición en su ministerio en la iglesia?
¿Se siente solo, ó sola?

Pues, cada vez que usted se sienta desanimado o tenga alguna tentación en su vida, cierre sus ojos, piense en los querubines y la gloria de Dios. Trate de imaginarse cómo estos seres lo siguen a Él sin vacilar, sabiendo que la dirección que su Creador toma, siempre es y será la mejor de todas.

Este versículo 12 del libro de Ezequiel, ha sido de mucho valor espiritual para mi vida, porque cada día nos enfrentamos a nuevas luchas, nuevos retos como creyentes, y, el saber que tengo un Dios que no me abandona y sigue fiel a mi lado, proveyéndome para TODAS mis necesidades, es suficiente razón para buscar una comunión más íntima, más cercana a Él; comunión que permitirá que mi andar espiritual tenga una sola dirección: ¡siempre adelante!

Así que, ¿Se anima usted a seguir el ejemplo de los querubines?...

Para finalizar, le dejo el coro del Himno “Cual Pendón Hermoso”, cuya letra nos anima a continuar nuestro peregrinaje por esta tierra sin desmayar, y sin volvernos atrás.

“¡Adelante!, ¡Adelante,
 en pos de nuestro Salvador!
Nos da gozo y paz
Nuestro Rey,
Adelante con valor.”


¡Dios lo bendiga!