viernes, 16 de mayo de 2014

“EL CONCURSO DE TALENTOS”

Texto Bíblico: 1 Corintios 2:12-13

Me encontraba dentro de un taxi cuando de pronto escuché en la radio lo siguiente:
Participante 1: “Te alabo Señor, porque tú eres Todopoderoso, etc,etc.
Locutores: (Efecto de sonido de carcajadas) ¡Muy bien querida amiga!, ¡Qué gusto que esté participando con nosotros. Déjenos sus datos por interno y lo llamaremos sin gana el premio del día de hoy por cantarnos esta canción!
Participante 2: Similar situación, similar canción….
Locutores: (Efectos de sonido  de aplausos, gritos y carcajadas, igual respuesta).

De pronto, mi sorpresa fue mayor cuando al mencionar la emisora era el dial de una radio que se dice ser “cristiana”. Si los locutores no lo mencionan hubiera asegurado que era una radio popular que, a los choferes de transporte urbano, les gusta escuchar (ya que hasta sus voces se parecían a la de los otros locutores)…

Es muy triste ver cómo  se ha perdido toda sensibilidad con respecto a la música cristiana. Hoy en día se dice que hay para todos los gustos: salsa, merengue, hip-hop, rock, etc; y, aprovechando la sensibilidad de muchos fieles, han hecho de la música cristiana un apetecido y lucrativo mercado. Así, hoy pagas para ir a conciertos y “recibir mucha bendición”; pagas para comprar sus cd, si deseas escuchar su reciente composición. Y,  por si fuera poco, puedes utilizar esas alabanzas para participar en “concursos cristianos” y ¡ganar premios!

Amigos, yo no encuentro en la Biblia un solo versículo que me indique que la finalidad de las alabanzas son para: lucrar económicamente, diversión personal y de la iglesia, o para concursos de talentos. Por el contrario, yo leo en la Biblia que la función de las alabanzas es para:
a) Exaltar el nombre de Dios. Salmos 68:4
b) Animarnos y consolarnos en medio de las pruebas. Salmos 34:6
c) Compartir con otros lo que Dios ha hecho en nosotros. Salmos 40:2-3

Ejemplo tenemos en el gran Rey David, quien nos dejó un amplio legado de composiciones, en los que podemos observar el profundo temor, respeto y reverencia que él tenía hacia Dios. Y esto, se ve reflejado en el contenido espiritual de los Salmos. También, en el Nuevo Testamento y hasta nuestros días, podemos ver a muchos hombres y mujeres de Dios que, encontraron en las alabanzas, la oportunidad para testificar a otros de Cristo, ya sea como intérpretes o compositores.

Así, ¿cómo yo podría utilizar frases tan hermosas y de profundo contenido espiritual para mi vida, como: una distracción, para participar en concursos, o peor, buscar lucrar con el talento que Dios me ha dado, y que Él no me lo ha cobrado? “…de gracia recibisteis, dad de gracia” (Mateo 10:8b)

Hermanos en la fe de Jesucristo, les hago un llamado al discernimiento. Les pido que oren a Dios y que pidan que su Santo Espíritu los guíe y los lleve a la verdadera forma de alabar que Dios quiere y le agrada; y que  rechace toda forma de alabanza que no tenga base en las Sagradas Escrituras, y no sea, por esto, espiritual.

Finalmente, amigo lector, recuerde que las alabanzas no se mezclan ni se utilizan para fines personales o corporativos; pues, si las alabanzas a Dios tienen contenidos espirituales, entonces, deben usarse en momentos y lugares con fines espirituales.

“Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo,
sino el Espíritu que proviene de Dios,
para que sepamos lo que Dios nos ha concedido,
 lo cual también hablamos,
no con palabras enseñadas por sabiduría humana,
sino con las que enseña el Espíritu,
acomodando lo espiritual a lo espiritual.”
 (1 Corintios 2:12-13)


¡Dios lo bendiga!




No hay comentarios:

Publicar un comentario