martes, 2 de julio de 2013

“¡MAS AHORA MIS OJOS TE VEN!”

Texto Bíblico: Job 42:5

Muchas veces había leído el libro de Job y siempre pensaba que era un hombre ejemplar al que Satanás golpeó hasta lo extremo para tratar que blasfemara el nombre de Dios y probar que no era un hombre justo. Sin embargo, siempre me quedaba la duda que si Job era un hijo de Dios ejemplar, entonces, ¿por qué sufrió tanto?, ¿acaso eso no está reservado para aquellos hijos que no son conforme al corazón de Dios?

Así, una vez más, me dispuse a leer este libro y, con la ayuda del Espíritu Santo, encontré algunos puntos interesantes que estoy segura, apreciado lector, serán de mucha bendición para usted como lo fueron para mí.

1. La perfección del hombre no se compara con la perfección divina.
·         Dios permitió estas pruebas en Job para que él reconozca que tenía pecados que confesar y que era necesario un cambio de vida. Job estaba, acaso, lleno de orgullo espiritual, y esto le hacía criticar las acciones de Dios contra él, pues, se consideraba un hombre “recto y justo”.

2. No siempre los amigos son los mejores consoladores.
·         Muchas veces nos acercamos a los amigos para contarles nuestros sufrimientos, y recibimos a cambio una lluvia de exhortaciones, acompañadas de versículos bíblicos que en lugar de levantarnos nos hunden en depresión y desánimo. La Palabra de Dios mal usada, puede causar daños irreparables en la fe del cristiano que sufre.
·         Los amigos deben sentarse al lado del que sufre y, primero estar a su lado en silencio: escuchando. Segundo, identificarse con el dolor del prójimo (acaso llorar junto al amigo).


3. Nunca pensemos que si no fuera por esta “pequeña debilidad” o “pequeño pecado” seríamos perfectos
·         Ante Dios necesitamos cambiar mucho. Siempre habrá algunas cosas de nuestras vidas que deben ser cambiadas. Sólo cuando reconozcamos que hay mucho que cambiar, entonces, nuestros ojos serán abiertos y conoceremos el por qué de todo lo sucedido.

4. Las posesiones más preciadas en nuestras vidas nos alejan de Dios.
·         Job tenía muchos bienes: hijos saludables, esposa, siervos, siervas, muchos amigos, ganado, tierras, etc. Todo esto no le había permitido tener una cercanía con Dios como la que tenía ahora que lo había perdido todo.
·         Sólo cuando Job no tuvo nada(ni siquiera amigos) comprendió que su todo debía ser Dios. Que su razón de vida no era lo material, la familia, amigos, etc.Entendió que lo material venía como consecuencia de buscar a Dios de manera íntima. Y que, una relación con Dios superficial, casual y a su conveniencia, no le permitía ver con claridad el sendero que Él tenía preparado para su vida en esta tierra. Job comprendió que todo lo que le sucedía tenía un propósito Divino y positivo para su vida.

Apreciado lector, ¿está pasando por situaciones que no tienen explicación?, ¿situaciones que a su juicio son injusta de parte de Dios?

Si quiere respuestas, acérquese a Él sin nada, sin posesiones; reconociendo que tiene mucho que cambiar a pesar de haber caminado en la fe de Jesucristo por largo tiempo. Deje que nuestro amado Señor se siente junto a usted; pídale que transforme aquello que le impide transitar por el camino de la santidad, y verá cómo su venda espiritual se cae. Recibirá el consuelo y la paz que sólo Dios le puede dar, y sólo en ese momento podrá decir lo que un día dijo Job:

“De oídas te había oído;
Mas ahora mis ojos te ven.”
(Job.42:5)

¡Dios lo bendiga!



2 comentarios:

  1. Dios bendiga su ministerio. Definitivamente Dios siempre tiene cosas nuevas y sorprendentes para enseñarnos, sólo requiere un corazón humilde y con un profundo deseo de aprender de él. Felicitaciones por éste hermoso tema. Le invitamos a visitar y leer nuestro blog: http://estudiosysermones.blogspot.com/
    Bendiciones.

    ResponderEliminar
  2. Hermosa reflexión, Dios les continúe bendiciendo grande y maravillosamente...

    ResponderEliminar