jueves, 29 de diciembre de 2011

“¡NO MIRES ATRÁS!”


Texto Bíblico: Génesis 19:26

Revisando el capítulo 19 del libro de Génesis, me detuve en el versículo 26 que dice: “Entonces la esposa de Lot miró atrás, a espaldas de él, y se volvió estatua de sal.” Y me puse a pensar cuántas veces nosotros, como la esposa de Lot, miramos atrás, ansiamos la vida que antes teníamos; extrañamos los lujos, amistades, trabajo; en fin, todo aspecto material, y lo ponemos por encima de lo espiritual, convirtiéndonos en estatuas de sal.

Cuando recibimos a Cristo en nuestras vidas, Él nos rescató de Sodoma y de Gomorra, ese lugar que era parte de nuestras vidas y que día a día nos hundía en pecados que nos impedían acercarnos a Dios libremente. Ahora somos libres, fuimos rescatados de nuestra vana manera de vivir ( 1 Pedro 1:18-20  ) y vamos caminando por un sendero más deleitoso que nos permite crecer en santidad y acercarnos cada vez más a Dios.

Pero, los afanes de esta vida, las pruebas y dificultades hacen que pensemos que: “antes estábamos mejor, antes no teníamos estos problemas”. Y así, si no estamos fuertes en la fe, podemos mirar atrás y volvernos estatuas de sal como la mujer de Lot.

Sí estimados lectores, nos volvemos estatuas de sal en el sentido que ese mirar atrás nos estanca; nos deja parados en plena vía; nos deja sin aliento; sin ánimo para movernos, sin fuerzas para avanzar por el camino de la santificación.

¿Qué le parece hermano en la gloriosa fe de Jesucristo si para este nuevo año 2012 que está por comenzar se propone metas espirituales que lo ayuden a crecer en la gracia de nuestro Dios y ser, de esta manera de bendición para todos aquellos que lo rodean?

Le propongo, por lo tanto lo siguiente:
·         No recuerde situaciones negativas de su pasado
·         Si su pasado ya fue perdonado por Dios, no siga culpándose
·         No añore lo que tenía, sea agradecido con Dios por lo que posee ahora
·         Predique con el ejemplo
·         Busque actuar como Jesús actuaría en su lugar
·         Mire las necesidades espirituales de los que lo rodean y sea un canal de bendición para ellos.
·         Siempre esté “online” para los que necesiten hablar con usted
·         Cultive  y cuide las amistades que ahora, en el Señor, posee y no las deje ir, pues, ellas son la provisión de Dios para su vida.
·         Involúcrese en su iglesia de manera más activa y apoye las iniciativas de su pastor y únase a él en oración para que estas iniciativas o proyectos se cumplan.
·         No se detenga ante las personas que viven de manera negativa y quieren obstaculizar su trabajo de amor en la iglesia, siga adelante que Dios está de su lado y lo va a recompensar.

Así, amigos, a lo mencionado anteriormente usted puede añadir mucho más según sus propias experiencias y proponerse como metas para este nuevo año 2012.

Estimado lector, ¿ha estado mirando atrás?, ¿ha mirado su pasada manera de vivir con nostalgia?, ¿siente deseos de correr y regresar a su antigua vida?. No lo haga hermano en la fe de Jesucristo, no se convierta en estatua de sal. Camine como Lot siempre adelante y su vida salvará por la Gracia de Dios.



 “Puestos los ojos en Jesús,
el autor y consumador de la fe,…”
(Hebreos 12:2a)

¡Dios lo bendiga!