miércoles, 12 de octubre de 2011

“LA RED SALVADORA”


Texto Bíblico: Juan 21:1-14

Leyendo Juan capítulo 21: 1-14, meditaba en el episodio en que Jesús, ya resucitado, visitó a sus discípulos mientras ellos pescaban o trataban de pescar algo para comer; y de esta historia me llamó la atención el versículo 11 que dice que cuando Jesús les dijo que echen las redes al mar, Pedro sacó la red llena de grandes peces, y aún así, la red no se rompió.

Como todos sabemos, la figura del pescador se relaciona también con la de los predicadores y con todo aquel que anuncia las buenas nuevas de salvación. Y pensando en esto, meditaba que hay muchos pastores que día tras día echan las redes de la Palabra de Dios al mar de este mundo, y no pescan nada de calidad. Sus iglesias están aparentemente llenas, pero pocas son las personas que han entrado a la red salvadora. La red que echan estos pastores fácilmente se rompe, y los depredadores de este mundo devoran a los recién convertidos.

Entonces, en su afán de que la red salvadora no se les rompa, y mantener a los “nuevos” en sus iglesias, preparan sermones light, y espectáculos para mantener a la audiencia entretenida, porque temen que si comienzan a predicar la Palabra tal y como lo hizo Jesucristo, sus iglesias se quedarán sin quórum.

Si observamos el versículo 3 vemos que Simón Pedro y sus amigos decidieron ir solos a pescar, sin la ayuda del Señor, y como consecuencia de ello pasaron toda las noche sin una pesca exitosa; sólo cuando aparece Jesucristo y toma el control de la situación, es que el panorama cambia, y obtienen tal cantidad de peces cual nunca habían pescado en toda su vida.

La lección que Jesucristo quiso dejar a sus discípulos y que indudablemente nos deja en la actualidad es que debemos animarnos a echar la red salvadora del evangelio de Cristo, pero con la ayuda y guía de Él, sólo así podremos ver cómo esta red comienza a llenarse de personas necesitadas de Cristo, de personas que buscan la paz y seguridad que Dios puede brindar a todo aquel que le busca de corazón, sin la preocupación de que esta red se rompa.

El Señor nos dice en Lucas 5:10b: “No temas; desde ahora serás pescador de hombres”, y ese  “no temas” implica que Dios tiene el control de toda la pesca, de modo que, si confiamos en Él y pescamos junto a Él,  podremos experimentar lo que Pedro vivió en ese entonces: ¡una pesca exitosa, y una red resistente!

“Subió Simón Pedro,
y sacó la red a tierra,
llena de grandes peces,
ciento cincuenta y tres;
y aun siendo tantos,
la red no se rompió”
(Juan 21: 11)


¡Dios lo bendiga!




1 comentario:

  1. Hermana Zolila Precioso Escrito Te Ha Dado El Senor Jesus Grande Y Verdadero. Este Mundo Esta LLeno De Lobos Disfrazados De pastores, Mas Dios Grande En Poder Hace Manifiesta Su Verdad. Recibe En Humildad Un Gran Abrazo, Sigue Conforme La Voluntad De Nuestro Senor Jesus Predicando El Evangelio De Verdad. Solo A Yeshua Hmashiaj Sea La Gloria Eterna Por Los Siglos Que Son Y Que Vendran Amen Y Amen.

    ResponderEliminar